LOS NIÑOS NO PUEDEN SEGUIR ESPERANDO

Diversos estudios nos dicen que como se prepare una persona en su primera infancia es también como repercutirá en su futuro. El desarrollo emocional, social y físico de los niños, tiene un impacto directo en el adulto que se convertirán.

Eso es desde los estudios, de los profesionales del área, expertos y académicos, pero también hay una mirada que no se escapa de la lógica común de cualquier ciudadano que vive en Puerto Williams, Punta Arenas, Santiago o Chimbarongo. Nuestros niños merecen prioridad y las autoridades, todos, debemos velar por que esto se cumpla.

Sabemos que hoy en Cabo de Hornos permanecen 23 niños y niñas sin tener la atención necesaria de educadoras de párvulo que los estimulen y cuiden como sólo ellas lo saben hacer. Entendemos que es una prioridad para nosotros como municipio, también para la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI) y para el Gobernador de nuestra provincia.

Como autoridades competentes nos hemos abocado en buscar una solución provisoria mientras se construye nuestro nuevo jardín. Entre esas alternativas, estaba la posibilidad de habilitar la sede de la Cruz Roja en la comuna, haciendo un mejoramiento integral de sus espacios y dejarla con las necesidades que se requiere para funcionar ahí como jardín.

Veíamos como una muy buena oportunidad donde la Cruz Roja se le arreglaría su casa (por mientras nosotros les prestaríamos un lugar para que sigan con su obra humanitaria) y dábamos solución a estas 23 familias que no pueden seguir esperando.

Pero no, siempre hay imponderables y reacciones humanas que uno no puede contemplar. Siempre el ideal será tener a nuestros niños y niñas en los espacios que fueron creados especialmente para ellos, pero al no contar con los cupos suficientes, es necesario el actuar rápido, dar soluciones viables, de eso consiste el ser autoridad.

Estábamos en eso, cuando recibimos la mala noticia que no sería posible la habilitación de la sede de la Cruz Roja de Puerto Williams. Cuesta entender la indolencia y poca empatía generada por una autoridad provincial y otras comunales, que sólo buscaban botar un proyecto provisorio que traería la tranquilidad necesaria para los más pequeños, pero también para sus padres y madres que ven complicado su diario vivir, porque, aparte de entregarles herramientas necesarias para el futuro a los infantes, las educadoras también brindan cariño y custodia segura de lo más preciado que tenemos. 

No se entiende hasta dónde se puede llegar sólo con el afán de obstruir el bien común para sacar pequeños réditos políticos. En Cabo de Hornos nos conocemos todos, todos sabemos cómo actuamos y que buscamos, por lo mismo, no puedo más que lamentar y repudiar la forma que tienen de actuar.

Quiero públicamente agradecer a los funcionarios de la JUNJI que pusieron todo su ingenio y voluntad en esto. Quiero destacar a nuestro Gobernador y su ayuda; más allá de nuestras legítimas diferencias políticas, todos trabajamos mancomunadamente buscando un mejor vivir en la reserva mundial de la biósfera.

Termino hablándole a las 23 familias que aún esperan: fuimos, somos y seremos una administración responsable y eficiente, no nos vamos a quedar en la pequeñez que tienen algunos de sólo destruir, vamos a buscar la solución pronta que ustedes requieren y merecen. Porque sólo así, Cabo de Hornos crece.
 
ALCALDE DE CABO DE HORNOS
PATRICIO FERNÁNDEZ ALARCÓN

 

Municipalidad de Cabo de Hornos